Vino cerrado

¿Qué significa que un vino está cerrado?

Este término tiene que ver con el olfato. Cerrado en nariz quiere decir que el vino no expresa bien los aromas que tiene. ¿Por qué? Casi siempre porque al vino le falta aire, le falta entrar en contacto con el oxígeno. Por eso muchas veces el vino se decanta, o se jarrea, para que se acelere esa oxidación y salgan todos los olores. Es equivalente –aunque con menos potencia en este caso- a lo que hacen muchos catadores cuando cogen su copa y la mueven, la agitan, para que el vino se airee y exprese todo lo que lleva dentro.

En general los vinos que llevan mucho tiempo en botella suelen necesitar -mas que los jóvenes- esa aireación, porque además de estar cerrados en nariz suelen tener tufos, aromas no agradables por ese tiempo prolongado en la botella que pueden eliminarse con la aireación. Hay otros vinos que son cerrados en nariz porque no tienen matices, porque no son buenos por así decirlo. Y en este caso por mucho que movamos la copa o los decantemos la cosa no va a mejorar.

También puede suceder que un vino no exprese sus aromas porque está muy frío, o demasiado caliente. La temperatura es un asunto que consideramos capital en elsaUcacorchos, y al que dedicaremos capítulos específicos. Pero, como regla general, y en contra de lo que mucha gente cree, el vino blanco hay que tomarlo menos frío de lo que se toma –por debajo de determinadas temperaturas, unos 8 grados, los olores se anulan- y el tinto más fresco de lo habitual –por encima de determinada temperatura, unos 20 grados, el alcohol invade otros aromas-.

Recomendar
  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • LinkedIN
  • Pinterest
Compartir