Un respeto a la copa

La copa no es un vaso. Nunca se debe coger por la zona curva sino por la parte estrecha. Es muy frecuente en gente inexperta… y en las películas. ¡Qué pocos actores/actrices saben hacerlo!

Si no tienes práctica, es mejor que no intentes moverla. El balanceo es para oxigenar el vino, para que se abra en aromas y sabores. Queda muy bien, pero el riesgo de que te pongas perdid@ es muy alto. Para aprender, lo más recomendable es apoyarla en la mesa y hacer movimientos circulares suaves. Y, por supuesto, con menos de la mitad de la copa llena.

Hay una copa comodín, que es la Burdeos. Y no solo para los tintos. También para los blancos… y los espumosos.

Hay infinidad de tipos de copa. Los muy entendidos saben seleccionar cada uno para el vino adecuado, pero no es fácil. Hay una copa comodín, que es la Burdeos. Y no solo para los tintos. También para los blancos… y los espumosos. Si quieres tener un detalle de conocimiento vinícola pide una copa de vino de Burdeos para tomar un champagne o un cava. Los aromas y sabores se perciben mejor, y la burbuja se tranquiliza. Con todos los respetos, las copas de flauta son para fiestas y banquetes.

Recomendar
  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • LinkedIN
  • Pinterest
Compartir
Etiquetar