Dónde guardar el vino en casa

A quién no le han regalado una/s botella/s de vino. Y a quién no le ha pasado que no sabe dónde guardarla/s, porque no tiene sitio o porque no tiene claro dónde ponerla/s. Aquí van una serie de reglas básicas para una vivienda normal.

Lo ideal son las cavas, esos armarios a modo de frigoríficos que están programados para mantener una temperatura y humedad constantes. Los hay pequeños –desde 8-10 botellas- y muy grandes, hasta 300 botellas. Los precios oscilan desde los 60 a los 2.000 €.

El segundo lugar más indicado para guardar el vino en una casa normal es el trastero. Son lugares donde las oscilaciones de temperatura no son muy grandes y donde –en general- no hay mucha luz natural. En las grandes superficies venden unos soportes de plástico que se apilan uno encima de otro y no ocupan demasiado espacio. Es la solución más económica y práctica. Os dejo una foto.

Medalla de bronce: el frigorífico. El frío viene bien para conservar todo, también el vino. El problema es la humedad, porque los frigoríficos dan un frío seco que no viene bien al corcho. Tampoco es fácil tumbar las botellas. Sería una solución de emergencia antes de optar por una de las opciones anteriores.

Si tenemos una vivienda unifamiliar el garaje no es mala opción. Suele hacer más fresco que en el resto de la casa y no hay calefacción. Y si tenemos alguna zona tipo bodega, fresca y donde haya poca oscilación de temperatura, también. Sería el equivalente a una cava natural.

Prohibido poner el vino en sitios donde de el sol, en habitaciones con calefacción o en zonas de mucho calor. Es preferible beberlo que tenerlo en esas condiciones.

Recomendar
  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • LinkedIN
  • Pinterest
Compartir