Envinar

Es muy recomendable envinar siempre la copa antes de beber. ¿Qué es eso de envinar? Cogemos un poco de vino y lo servimos. Es suficiente con un dedo. Con cuidado, ponemos la copa paralela a la mesa y giramos poco a poco hasta impregnar el vino por todo el interior. Si la copa tenía algún olor extraño –muy habitual cuando no se lavan a mano, por los detergentes- se elimina. Envinar es muy útil también cuando vamos a probar distintos vinos y no podemos utilizar una copa para cada uno, que sería lo ideal. En vez de enjuagarla con agua –siempre queda en la copa algo de líquido y se mezcla con el vino- vaciamos el contenido del primer vino, echamos un poco del segundo vino y repetimos el proceso anterior.

Envinar es muy útil también cuando vamos a probar distintos vinos y no podemos utilizar una copa para cada uno, que sería lo ideal.

El agua solo la utilizaremos cuando vamos a pasar de un tinto a un blanco o espumoso. Por la intensidad del color, el tinto invade el blanco aunque haya muy poca cantidad. Por eso es mejor enjuagar la copa con agua para eliminar todo el tinto y, después, envinamos con el blanco o espumoso para eliminar los restos de agua.

Recomendar
  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • LinkedIN
  • Pinterest
Compartir
Etiquetar